Opinión sobre la Editorial Tregolam

Investigación sobre coedición, expediente 1

Luego de varios pedidos de usuarios y amigos me puse manos a la obra para investigar las posibles vías de publicación con las que cuenta un autor independiente al día hoy. De ese diagnóstico nace: «Mi experiencia con la Editorial Tregolam», que paso a contar aquí.

En esta primera entrega le toca el turno, como dije, a Editorial Tregolam a quienes muchos conocemos por ser el agregador de concursos literarios y de servicios editoriales más importante del mundo online (¿quién no ha ordenado alguna vez una corrección o un informe con ellos?).

Como era de suponer, ni lerdos ni perezosos, se han lanzado al mundo editorial para ofrecer alternativas de publicación muy interesantes… ¡y allí aparezco yo con mi lupa!

Primera impresión sobre Tregolam

Luego de varios contactos, muy profesionales y formales, me informaron cuál era la mejor opción para mi «obra» (una antología de cuentos) y con base en eso pude sacar algunas conclusiones interesantes:

  1. La Editorial Tregolam no es una empresa de autopublicación, es más bien una editorial tradicional (como otras) que trabaja del mismo modo que cualquier editorial, pero cobrándole una parte al autor.
  2. A pesar de esa variante de publicación, realizan una selección de obras y no publican cualquier cosa.
  3. Los esquemas que «ofrecen» están, digamos, pensados para que el autor consiga recuperar su inversión lo antes posible, lo cual está muy bien.
  4. Ellos se ocupan de absolutamente todo. Por eso insisto: no es una simple autopublicación. Ellos no solo te hacen e imprimen el libro, sino que lo ponen a la venta en librerías online pero también físicas (luego hablaré de eso). Yo no moví un dedo (o sí, escribí mi libro, que no es poco…).
  5. Además, se enfocan sobre todo en la difusión de la obra una vez publicado el libro. Por lo que pude saber, han cerrado varias alianzas con portales y medios de prensa muy fuertes (como el Diario LaInformacion.com, elmundofinanciero.com, la red social literaria falsaria.com y otros medios importantes), con la idea de garantizar una buena difusión del libro.
  6. En ese sentido, son una mezcla de editorial conformada por editores, escritores y expertos de internet y marketing, ya que los servicios que ofrecen son, por lo que pude saber, complejos y bastante novedosos.
  7. Se quedan con el 10% de la venta de cada libro. De ese modo te aseguras que se interesan por vender más y darle difusión para, como corresponde, seguir ganando dinero con tu libro.

Todo el proceso comienzo con la firma del contrato editorial

El contrato es muy sencillito, tirando a lo mínimo; un par de puntos y a firmar.

Luego llega la etapa de corrección. En esto no hay misterio: Tregolam es conocido por ser uno de los primeros portales en ofrecer servicios de este tipo y sé de primera mano que los profesionales que forman su equipo son de lo mejor.

Luego viene la etapa de maquetación; no tengo mucho que decir, todo bien. Buen diseño y todo rodeado de buen gusto 😉

Diseño de portada, creo que no hay nada que agregar, salvo mencionar lo profesionales que son. En todo momento contaron con mis opiniones y han sido muy pacientes para soportar mis ideas. He quedado contentísima.

Al final, luego de todo este proceso, que puede durar un mes o mes y medio, me llegaron a mi casa los libros que la editorial me da de cortesía.

Difusión del libro

En relación con la difusión, en todo momento me he sentido como una verdadera estrella. No por el tema de la entrevista y eso, sino por la seriedad y respeto con que me han tratado a mí y a mi obra. Siempre dispuestos a colaborar (les pedí un cartel para mi presentación en mi pueblo y me lo hicieron sin poner pega alguna).

Si bien es cierto que hay cosas que tardan más que otras, digamos que «todo» el proceso se ha cumplido como indica el contrato, aunque podría decir que nunca es suficiente. 😦

Distribución

No me he olvidado de la distribución. Tengo que reconocer que el tema de distribuir mi libro por las librerías era una de las cosas que más me preocupaba.

Yo creo que si un libro no está en una librería no sirve para nada. Finalmente, esta fue una de las cosas que más me llamó la atención con Tregolam: que ellos sí lo distribuyen en más de 200 tiendas.

Lo que no te pueden garantizar (nunca mintieron en ese aspecto) es que el libro se ponga en el escaparate o esté listo en el almacén de la tienda para entregártelo, pero si no hay, se encarga y la distribuidora se ocupa de todo.

Hasta el momento todo el proceso es más o menos amigable. El editor que te asignan está «siempre» atento a explicarte los procesos y demás cuestiones relativas a tu libro para que no te quedes colgada a la espera de que pase algo.

Puntuación de la Editorial Tregolam

Si tuviera que valorar la experiencia de publicar un libro con Tregolam le daría un 8,5.

¡Cualquier duda me escriben y yo os comento con más detalle!