Realizar una crítica literaria consiste, a grandes rasgos, en sacar todos los significados posibles de un texto (literario, obvio). Para conseguirlo, existen varios métodos. Pero, a grandes rasgos, te propongo aquí qué debes buscar en tu lectura (en tus múltiples lecturas, pues al hacer una crítica literaria, deberás leer varias veces el texto).

Siguiendo los pasos de Vodicka (no te aburriré con largas biografías, solo que sepas que fue un estudioso perteneciente al Círculo Lingüístico Checo y que se ocupó de darle una vuelta al estudio de la Historia de la Literatura), te propongo tres pasos fundamentales para poder hacer una crítica literaria.

  1. Si quieres entender un texto, debes entender su contexto histórico. La literatura es la forma en la que su autor entiende el mundo. Y para verlo con sus mismos ojos, deberás reconstruir los valores culturales, históricos e ideológicos de la época. Es decir, Sociología pura y dura. Si se trata de un texto contemporáneo, esta actividad te resultará más sencilla, pues, por culpa de la globalización, al parecer no somos tan distintos hayamos nacido en Laos o en Chinchón. Por ejemplo, en Crónicas marcianas de Ray Bradbury se habla de una civilización marciana, pero en realidad se está poniendo en el punto de mira las costumbres norteamericanas de los años 50matar_a_un_ruisenor además de su obsesión por una invasión extraterrestre.
  2.  Profundizando en el punto anterior, también será necesario que  reconstruyas la cotidianidad del texto, es decir, las ideas convencionales socialmente compartidas de la época en la que se escribió. ¿Cómo logralo? Pues deberás meter las narices en las valoraciones críticas de los lectores coetáneos al texto, su éxito o fracaso y las ventas que tuvo. En Matar a un ruiseñor, de Harper Lee, es vital entender la sociedad racista de los años 60 en una Norteamérica que vivía de forma convulsa la integración racial. Y el hecho de que un abogado blanco defienda a un acusado negro y lo haga de forma imparcial representa un shock que debes esforzarte en contextualizar.
  3. Por último, deberás hacer un estudio sobre su eficacia estética: transgresión y superación de herramientas literarias. Ten en cuenta que toda obra literaria debe causar extrañamiento, ser un desvío de la norma, consistir en una desautomatización. Como paso inicial, un buen listado de figuras retóricas y un manual de narratología podrán ayudarte en esta tarea.
  4. Y, pese a haber dicho que este método consistía en tres pasos, voy a añadir un cuarto: una vez realizados los pasos anteriores, puedes hacer un estudio comparativo entre la época en la que se escribió el texto que estás estudiando y la actual. En este marco deberías analizar cómo se entendió en su época el texto y cómo se entiende hoy, si ha resistido bien el paso del tiempo, si hoy aporta algún significado nuevo, si es posible la extrapolación a otras situaciones…

Si consigues aplicarte en este método, no habrá texto literario que se te resista. Y un mundo oculto pleno de literatura se abrirá a tus ojos.