Hace tiempo que en este espacio no dedicamos algunas líneas a la poesía y, avisados los amantes del género, llegó el momento. En el caso de hoy hablaremos de Canalizadores, de Guillermo Garrido, el joven escritor gallego del que tanto se habla en los corrillos literarios.

A tal caso, antes de entrar de lleno en la obra, cabe preguntarnos si no hay en España un pequeño y módico boom de la poesía encabezada por creadores jóvenes y talentosos (véase Luna Miguel y la generación JotDown que, sin duda, también encabeza Garrido).

Canalizadores es una compilación de poemas muy personales que, en boca del escritor, es una “búsqueda implícita de la imagen perfecta del poema, deconstruyendo, para ello, su lírica partiendo desde formas casi clásicas y estáticas”. Lo cual, más alla del formalismo, no es errado.

Es genuina la búsqueda que hace Garrido de una elegancia y perfección formal dentro de un esquema de imágenes superpuestas que remiten, sin embargo, a la sencillez fluida del lenguaje y por otro lado la completa misión de transmitir los sentimientos más profundos. Es, por tanto, imposible no relacionar la métrica (en sentido clásico del término) con un aporte moderno (diríamos, generacional). A la búsqueda simbólica de las imágenes, Garrido aporta una relación más libre con la forma: deudor de una generación nacida al calor del fotolog, blog, Twitter o Facebook, Canalizadores, como un puzle de fotos que se descargan, ofrece al lector imágenes reconocibles. Imágenes potentes, como fotos que pasan a una velocidad digital pero sin perder el sentido último de la captura: dejarnos llevar por postales a espacios donde sentirnos identificados.

En este sentido, la obra de Garrido es claramente vanguardista: frases cortas, contundentes, desestimación del barroquismo, poemas que pueden recitarse en un escenario o ponerle música. Es, por decirlo de alguna manera, una poesía muy narrativa.

Por supuesto, para aquellos a quienes nos les interese un análisis extremadamente técnico de una obra poética, la poesía, justamente, es difícil de reseñar. Como decía un viejo escritor español, “La poesía no se explica con la palabra escrita, se siente o no”, y aunque para quien esto escribe esa es una verdad parcial, sí es cierto que cierta literatura se la mide por la cantidad de emociones que desgarra a la hora de leerla.

Canalizadores, por mucho, es una obra madura que no elude temas clásicos como la pasión por el infierno, los elogios a la soledad y el dolor, las referencias mitológicas alteradas, una nueva clase de amor… que están allí desde Horacio pero que en cada nueva generación de poetas encuentran nuevas formas de ser expresadas.

 

Fuente: http://www.falsaria.com/blog/canalizadores-de-guillermo-garrido/