microfono1Tienes un libro publicado. O quieres publicar uno. Aquí tienes unos consejos que te ayudarán a obtener mejores resultados.

Portada: Los libros sí se compran por la portada, y más el tuyo. ¿Por qué? Porque, te guste o no, nadie te conoce. Pero sí pueden reconocer tu buen gusto y acercarse a una portada con un diseño exquisito. Así que, evita portadas chillonas, motivos floreados, unicornios o los crisoles de colores estridentes.

Título: Los títulos están ahí para ser lo primero en verse, y como hay tanta oferta, qué mejor opción que atrapar al lector que se ha acercado por la buena portada de tu libro con un título sugerente. Títulos como La sombra del vientoLa vida imaginariaDime quién soy no son títulos elegidos al azar, sino que mantienen una antítesis que despierta la intriga en el futuro lector.
Otros, como 
Apocalipsis ZEl exorcista Crimen en directo desvelan a qué género pertenecen, facilitando así el camino al lector.

irresistiblemente_horteras_904589195_1200x800Fotos: Por alguna extraña razón, a los autores noveles les encanta poner una foto suya en la contraportada o en el interior del libro. Evítalo. Si tu libro gusta, haz que tus lectores se enamoren de ti sin darles ninguna pista de cómo eres. Ya habrá tiempo de que te descubran el día que concedas entrevistas y firmes tus propias obras en librerías.

Ortografía: Revisa la corrección ortográfica y el estilo de tu libro. Y si tú no eres capaz de hacerlo, contrata los servicios de un profesional. Tu libro ganará en calidad y, sobre todo, no perderás a aquellos lectores que se hayan asomado a sus páginas.

Difusión: Este punto es el que te hará darte a conocer de verdad. Óbservate a ti mismo: estás en tu salón, tomándote una taza de té, y en un rincón, cubiertos de polvo, tienes todos esos ejemplares que, en un arranque de confianza, mandaste imprimir con la intención de vender por tu cuenta y que no sabes cómo darles salida. Ya has comprobado, esperemos que de una forma no demasiado traumática, que sin distribuidora tu libro no se venderá en las grandes superficies. Ni en las medianas. Ni en ninguna. Pero tranquilo, aún puedes hacer algo por ti mismo y por dar a conocer tu obra magna. Aquí tienes algunas ideas:

  • Si no tienes un blog, ábrete inmediatamente uno. Tienes múltiples plataformas gratuitas donde hacerlo y darles, de forma sencilla, tu estilo (wordpress, blogspots, blogger, tumblr…). No recibirás demasiadas visitas porque no estará indexado en los buscadores (por lo cual, evita poner un contador de visitas; queda fatal cuando son pocas), pero si realizas otras acciones conjuntas, puede darte más visibilidad que no tener uthumbn blog.
  • Ábrete una página en Facebook con el título de tu libro. Conseguir seguidores será tu clave para empezar a ser un poco más visible en Internet.
  • Por supuesto, si tienes el don del ingenio, ábrete un perfil de Twitter. Verás cómo tener seguidores en esta red te puede facilitar la difusión de tu libro. Pero en esta red social no puedes hablar únicamente de tu libro. Será más fácil que enganches a tus lectores con la chispa de tus letras.
  • Sube, en las redes sociales literarias, el primer capítulo de tu novela y ofrécelo de forma gratuita. Solo así conseguirás enganchar al lector para que quiera seguir leyendo. Además, dispones de foros literarios en los que puedes participar y dar a conocer tus ideas o proponer temas que te interesen.
  • Utiliza también los paquetes de difusión que tienen estas redes sociales. Conseguirás que la noticia de tu libro llegue a un gran número de posibles admiradores.
  • Visita las pequeñas librerías de tu barrio: muchas de ellas estarán encantadas de que dejes algunos ejemplares en depósito; esto es, si venden alguno, te pagan un porcentaje de la venta. Y así verás tu obra expuesta en los escaparates.
  • Acude a la Casa de la Cultura, Centro de la Juventud, Ayuntamiento o cualquier otro lugar de la administración pública dentro de tu población que disponga de un programa cultural para proponerles hacer una presentación sobre tu obra. También pueden servirte librerías, asociaciones culturales o cualquier entidad que esté dispuesta a cederte un espacio al que llevar a tus conocidos, familiares, amigos, vecinos y todo el público que puedas movilizar para tener tu momento de gloria. No olvides subir las fotos del evento a tu blog.

Un último consejo, también importante: no te vuelvas demasiado insistente con tu obra. Abrumar a los futuros lectores no suele dar buen resultado. Y ten en cuenta que conseguir que te reconozcan como escritor es una tarea de larga duración, por lo que, si no consigues resultados inmediatos, no desfallezcas. Todo lo que hagas por tu libro incidirá en tu propio beneficio y satisfacción. Porque tú ya eres escritor. Ahora solo falta que te descubran los demás.