El Obelisco de papel del madrileño Pavel Taret, es una novela rocambolesca, real donde se alternan las formas en que  la política, la economía y el periodismos se entremezclan para formar las tres patas sobre donde se asienta y se multiplica el poder.

Desde ese punto de partida, Adrián Sesard un buen día acepta el encargo de un grupo de millonarios para crear un partido político de ideología nacionalista y radical. Bordeando realidades como la de Berlusconi en Italia, y otras más, o las alianzas siempre turbias entre grandes medios (cada vez más grandes) que sirven para generar una tipo de conciencia colectiva, el PPL finalmente arrasa en las elecciones y toma el poder.

El Obelisco de papel se desarrolla, por lo tanto, a través de una larga trama de mentiras que involucra al profesor Johas Fander, obligado a participar en dicha estafa colectiva por haber flirteado con una alumna de  tercer curso de historia.

De este modo, la historia se vertebra en torno a cada unos de los miembros de la familia Rumter poderoso baluarte concervador del país y desde donde se teje de una trama agilmente elaborada por el autor, llevadera y por momentos inteligente.

El Obelisco de papel es, en un contexto como el actual, el fresco que refleja la degradación política, social y económica del poder obsesionado con mantener, a toda costa, los intereses de grandes corporaciones cada día más determinantes en la vida de las personas. Sin embargo, y pese a este relato, la novela funciona como un engranajes perfecto para mostrar, muchas veces con humor, cómo el capital se aferra al poder cualquier sea la forma y solo los verdaderos sentimientos perduran más allá de la corrupción general.

Por lo demás, El Obelisco de papel es un libro altamente recomendado.